Saltar al contenido
Reproducción Asistida

Inseminación artificial

Para que sirve la inseminación artificial

¿Qué es la Inseminación Artificial?

Es una técnica de reproducción asistida que consiste en depositar espermatozoides procedentes de una muestra de semen en el útero de la mujer.  

Las posibilidades de conseguir el embarazo a través de la inseminación artificial frente al proceso de reproducción natural aumentan gracias a:

  • La selección y capacitación de la muestra seminal en laboratorio
  • La estimulación ovárica de la mujer y la elección del momento óptimo de su periodo ovulatorio para efectuar el proceso
  • La reducción del recorrido que realizan los espermatozoides hasta las trompas de Falopio

La inseminación artificial es una técnica poco invasiva, indolora y ampliamente utilizada en reproducción asistida, pudiéndose repetir varias veces dependiendo de la edad mujer.

Tipos de Inseminación Artificial

Existen diferentes tipos de inseminación artificial (IA) en función del lugar del tracto genital femenino donde se colocan los espermatozoides: útero, cérvix, trompas de Falopio etc.

La inseminación artificial intrauterina es la más empleada por sus buenos resultados y se hace referencia a ella cuando se habla genéricamente de inseminación artificial. Se opta por otros tipos de IA en caso de que la inseminación intrauterina no funcione o no esté indicada.

Desde el punto de vista de la procedencia del semen la inseminación artificial se clasifica en:

  • Inseminación artificial conyugal u Homóloga
  • Inseminación artificial con semen de donante o Heteróloga

¿Cuándo está indicada la inseminación artificial conyugal?

En mujeres con problemas reproductivos como anomalías en el cérvix o en las trompas de Falopio, malformaciones uterinas, miomas, endometriosis, trastornos en la ovulación como síndrome del ovario poliquístico etc.

Cuando el cónyuge sufre incapacidad para depositar el semen en la vagina, alteraciones en la concentración, movilidad o morfología de los espermatozoides o una enfermedad genética o de transmisión sexual que requiere control de la muestra seminal.

Esterilidad de origen desconocido  en situaciones en las que ambos miembros de la pareja tienen un historial clínico sin anomalías y sin embargo no se consigue el embarazo.

Esterilidad de origen inmunológico en casos en los que la presencia de anticuerpos antiespermatozoides impiden la fecundación.

Inseminación artificial con donante de semen

¿Cuándo está indicada la inseminación artificial con donante de semen?

Cuando el cónyuge sufre problemas reproductivos como ausencia o concentración inferior a 2 millones de espermatozoides en el fluido seminal, alteraciones severas en la movilidad o morfología de los espermatozoides y en casos de determinadas enfermedades genéticas o de transmisión sexual.

La IA con donante de semen también se realiza en el caso de mujeres sin pareja masculina.

Requisitos para llevar a cabo una inseminación artificial

Requisitos de la mujer

  • Se recomienda una edad máxima de la mujer de 35-37 años y de 40 años en caso de que la IA se realice con donante de semen.
  • Revisión ginecológica completa. Entre otros temas debe garantizar la funcionalidad de las trompas de Falopio.
  • Analítica en sangre para evaluar indicadores tanto generales como hormonales, descartar infecciones y enfermedades como VIH, hepatitis B, hepatitis C, sífilis etc. y verificar inmunidad contra la rubeola.

Requisitos del hombre

  • Seminograma o espermiograma que confirme valores adecuados de concentración, movilidad y morfología de los espermatozoides.
  • Test REM o Recuento de Espermatozoides Móviles.
  • Revisión de la zona testicular que garantice su correcta funcionalidad
  • Analítica en sangre para evaluar indicadores tanto generales como hormonales y descartar infecciones y enfermedades como VIH, hepatitis B, hepatitis C, sífilis etc.
  • Otras pruebas como el cariotipo para controlar la normalidad cromosómica, y en función del caso, el estudio genético, forman parte del estudio de fertilidad previo a todo tratamiento de fertilidad.

Proceso de inseminación artificial ¿Cómo se realiza?

Control y estimulación de los ovarios

Se estudia el ciclo ovárico de la mujer y para aumentar el número de óvulos se recomienda realizar un leve tratamiento hormonal de estimulación de ovarios. El seguimiento de la paciente a través de control ecográfico y analítico  determina cuál es el día óptimo para la llevar a cabo la inseminación.

Preparación de la muestra de semen

El mismo día de la inseminación el cónyuge entrega la muestra seminal al laboratorio. Previamente se recomienda a la pareja una abstinencia sexual de 3 días para maximizar la calidad y cantidad de los espermatozoides obtenidos en el eyaculado.

El laboratorio, a través de la capacitación espermática, selecciona y concentra los espermatozoides más aptos para fecundar (capacitación espermática) descartando el resto de secreciones seminales.

Inseminación

El día de la ovulación se introduce una cánula a través del cérvix y se deposita la muestra de espermatozoides en el interior del útero (IA intrauterina). Se trata de un proceso ambulatorio que no precisa anestesia ni quirófano y que solamente requiere guardar reposo unos 30 minutos.

Durante las siguientes semanas, salvo prescripción médica, la paciente puede realizar vida normal pudiendo realizar el primer test de embarazo al cabo de 15 días de la inseminación.

Prueba de embarazo tras inseminación artíficial

Resultados de la inseminación artificial

Las posibilidades de éxito dependen de diferentes factores como:

  • Edad de la mujer
  • Procedencia de los espermatozoides
  • Número de ciclos de IA efectuados

Así, por ejemplo, en mujeres de menos de 35 años en primer ciclo de inseminación artificial la probabilidad de llegar al parto es de un 10% si el semen procede del cónyuge y de un 18% si el semen procede de donante.

Los resultados mejoran al repetirse el ciclo de inseminación y alcanzan sus máximos al realizarse 3 ciclos consecutivos, llegando a multiplicarse por 2,5 las tasas de éxito iniciales.

Riesgos de la inseminación artificial: embarazo múltiple y otros riesgos

Aunque la inseminación artificial es una técnica sencilla y ampliamente utilizada no está exenta de riesgos como los siguientes:

  • Embarazo múltiple consecuencia de la estimulación ovárica (10%). El objetivo de los profesionales médicos, a menudo opuesto al de las pacientes, es reducir los partos múltiples para evitar riesgos como la prematuridad o el bajo peso al nacer. Se han logrado avances significativos que acercan los resultados a los obtenidos en embarazos naturales.
  • Aborto (15%-20% según la edad de la paciente)
  • Hiperestimulación ovárica debido a una respuesta exagerada al tratamiento hormonal (1%). Es poco frecuente debido al control continuo que se lleva a cabo, sin embargo su aparición supondría la cancelación del proceso.
  • Embarazo ectópico (1%).
  • Riesgo excepcional de infección y reacción alérgica.